Mujer alquiló su vientre y cuando iba dar a luz los padres se arrepintieron de la adopción
Virales

Mujer alquiló su vientre y cuando iba dar a luz los padres se arrepintieron de la adopción

Una señora rentó su vientre y quedó embaraza de gemelos, pero a las 27 semanas de gestación se enteró que los padres ya no quieren tener a los bebes.

Ser madre es una de las tareas más difíciles a las que una mujer se pueda enfrentar, la maternidad es una responsabilidad para toda la vida, en la actualidad muchas parejas se les dificulta tener hijos y acuden a diferentes procesos, como Alice y James.

Cathleen Mackenzie, es una chica canadiense, que trabaja alquilando su vientre, es decir, presta su cuerpo para la gestación de bebés para aquellas parejas que deseen tener hijos y no los puedan concebir.

Según cuenta, ella ha trabajado como madre sustituta desde los 17 años y hasta el momento ha tenido 9 embarazos, siempre ha disfrutado de gestar bebés y vivir la experiencia junto con los futuros padres.

En medio de su trabajo conoció a una pareja británica a través de internet, que llevaban un largo tiempo intentando traer un bebe al mundo, pero no les había sido posible, así que como alternativa recurrieron a Cathleen.

Después de acordar todo, incluido que la madre sustituta también prestaría sus óvulos para la fecundación, la pareja se comprometió a costear todos los gastos mes a mes.

En principio todo iba muy bien, en la octava semana de embarazo se enteró de que eran gemelos, Alice y James estaban felices con la noticia y siguieron con el proceso. El problema comenzó cuando a las doce semanas de gestación la madre sustituta no recibió su pago mensual, ella en medio de su preocupación intentó contactarse con Alice, pero ella eliminó todo contacto.

A los días recibió una llamada de James quien le comentó que se había separado de Alice, pero que aún se haría cargo de los bebés, esto tranquilizó a Cathleen pues llevaba días preocupada sin poder dormir.

El embarazo continuó con normalidad hasta la semana 27 cuando James la llamó para indicarle que ya no quería los bebés, por supuesto la madre sustituta quedó desconcertada y además con un enojo tremendo, pues a esas alturas ya no había mucho que hacer, la única decisión que podía tomar era quedarse con los gemelos.

Pero como dicen por ahí todo pasa por algo, un amigo de Cathleen la contactó y le comentó que había una pareja que estaba interesada en adoptar, ella decidió conocerlos Sophie y Vincent, quienes ganaron su confianza e hicieron todo el proceso legal. Los gemelos nacieron de 33 semanas y Sophie, la nueva madre, acompañó en todo el proceso a la mamá sustituta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.